FABULAS & SIMULACROS

07.11.2015 / 05.12.2015

¿Qué es un simulacro sino una preparación eterna, una repetición continua que nos invita a estar alerta a aquello que quizás jamás suceda? Un simulacro es un ensayo para la tragedia. Y Rodríguez posee la admirable capacidad pictórica de tomarle fotografías a los sueños para luego imprimirlos con su pincel sobre la tela. En definitiva: en su obra uno puede apreciar fotografías mentales de los simulacros que se reiteran en su visión onírica de la existencia. Un simulacro pretende prevenirnos, al igual que una fábula. Fábula y simulacro son modos de enseñanza: uno a través de la repetición y otro a través de la comprensión lúdica. Sin embargo el simulacro puede resultar oscuro, rutinario y hasta lúgubre. En contrapartida, la fábula es directamente indirecta, colorida, precisa y claramente trazada, la fábula puede encerrar un mensaje de pánico envuelto en colores vivos, colores destinados a captar ineludiblemente nuestra atención, y la obra de Max Pedreira logra eso con su interlocutor pictórico, logra encerrar un mensaje encriptado con trazos precisos y colores llamativos, como los de una planta carnívora que usa su encanto con el objetivo atraer a su presa, para luego devorarla. La experiencia de "Fábulas y simulacros" nos invita a estar alerta, concentrados en una existencia tan imprevisible que nos obliga, desde nuestra incertidumbre, a estar preparados para enfrentarla.